Me dicen que he tenido mucha suerte




Mujer, trabajo y explotación II


Nueva Proyección y debate 2 diciembre de 19:30 a 21:00h.
Nueva cita  en torno a la mujer y el mundo del trabajo, que como en la vez anterior estará compuesto por una breve serie de proyecciones a modo de introducción y un debate continuación del realizado el día 12 de noviembre.



[CORTO] Recursos humanos



El problema del trabajo



“Nunca llegamos tan lejos como cuando ya no sabemos hacia dónde vamos.”
Goethe

“Tengo un amor dentro de mí que no te puedes imaginar, y una rabia que no te puedes creer. Si no puedo satisfacer el primero, daré rienda suelta a la segunda.”
Frankenstein




Durante el siglo XIX el trabajo y la cultura se convirtieron en la sustancia vital de la sociedad burguesa. Ningún siglo anterior había propagado semejante cantidad de cultura ni desarrollado, al mismo tiempo, tal energía de trabajo como el que Burckhardt irónicamente llamará «el siglo de la cultura», y al que Marx criticó desde el punto de vista del trabajo. Éste llegó a ser la forma de existencia propia del «obrero asalariado», y la «posesión» de cultura un privilegio de los «intelectuales». Sin embargo, en la división entre el trabajo y la cultura, dirigida a dos clases diferentes, aparece también la conexión esencial de estas últimas, pues la aspiración de los trabajadores era apropiarse de los privilegios de la cultura burguesa, mientras que los hombres pertenecientes a la clase culta no pudieron dejar de llamarse «trabajadores espirituales», con el fin de que el privilegio del que gozaban no apareciese como injusto. En Alemania el desconcierto de los intelectuales burgueses se mostró con máxima claridad después de la guerra, cuando —según el modelo de los consejos obreros rusos— fundaron un «Consejo de los trabajadores del espíritu», que se proponía la tarea de salvar la ruptura existente entre el trabajo proletario y la cultura burguesa. El aplanamiento de tal contraste constituyó uno de los propósitos principales del nacionalsocialismo, que puso en contacto —por medio de campos de trabajadores— a la juventud de estudiantes con el pueblo e impregnó a la masa de obreros asalariados con una «concepción del mundo» política, derivada de la cultura burguesa.

Tanto la diferenciación del trabajo y la cultura —diferencia que culminó en extremos que se condicionaban recíprocamente— como el allanamiento de dicha distinción, establecida a través de una «cultura popular» media, testimonian, desde dos aspectos distintos, que el trabajo en su condición actual ya no educa al hombre en tanto hombre.

La naturalidad con que hoy cada uno —sea comerciante, médico o escritor— designa la actividad que cumple como «trabajo» no existió siempre. Sólo muy gradualmente el trabajo se procuró validez social. Según la concepción cristiana, el trabajo no era originariamente una actividad meritoria, sino la consecuencia del pecado y del castigo correspondiente. El hombre tiene que trabajar con el sudor de su frente, pues es por su culpa que está condenado a ello. Como obligación dura y maldita, el trabajo es esencialmente penuria, fatiga y padecimiento. El hombre bíblico no goza los «frutos» producidos por la «bendición» del trabajo, sino que éste existe porque se apoderó de los frutos del paraíso. Pascal aun sostenía que el trabajo sólo mostraba la vacuidad del trajín del mundo, aparentemente realizado de modo industrioso, ya que por medio de esa dispersión el hombre olvidaba la miseria de su existencia. Sólo con el protestantismo nació la positiva apreciación cristiana del trabajo mundano. Pero la decisiva mundanización de la tradición cristiana, bajo la forma en que se produjo en el siglo XVIII, se produjo en contradicción con la doctrina de la Iglesia (a lo que ésta no respondió como era costumbre con lo que contrariaba su doctrina y las hogueras no se llenaron de burgueses, curiosamente). Mediante esa mundanización, adquirió vigencia la valoración burguesa —desde entonces dominante— del trabajo, que fue considerado como una actividad que llenaba de sentido a la vida humana.

Ahora se goza, consciente y voluntariamente, de los frutos del trabajo cumplido. Se convierte en el camino preferido, capaz de conducir a la satisfacción y al éxito, a la fama, al goce y a la riqueza. El hombre de la época burguesa no sólo tiene que trabajar, sino que quiere hacerlo, pues una vida sin trabajo no le parece digna de ser vivida, por cuanto sería «vana». El trabajo no regía para él como una mera actividad ascética, que aleja los vicios del ocio y de la disolución, obligando a una actividad regulada, sino que en cuanto trabajo que rinde resultados y produce consecuencias, adquiere significación autónoma y constructiva. Es la fuente de toda habilidad, virtud y alegría. En semejante apreciación del trabajo, la valoración cristiana sólo aparece a través del acento puesto en su dureza meritoria, lo que siempre implica la representación de un maleficio, tanto como la liberación causada por el trabajo es un estado cuasi paradisíaco, aunque el ocio continuo produzca en el hombre —destinado a trabajar— un aburrimiento mortal. Ambos significados fundamentales del trabajo, entendido como necesidad y fatiga (molestia) y, al mismo tiempo como obra (opus opera), también están presentes en la historia de la significación del vocablo. Labor quería decir, originaria y primordialmente, el duro trabajo del cultivo de los campos y, por tanto, una labor de sumisión servil. Pero al mismo tiempo el trabajo que pesa sobre el siervo y se cumple por una paga diaria también es efecto de un rendimiento creador, semejante al de las demás obras.

Sin embargo ese doble significado del término no fue decisivo para una caracterización del trabajo. Éste pertenece al ser del hombre, en cuanto es un ser activo en el mundo. La última vez que se lo concibió en ese sentido pleno y originario fue en la filosofía de Hegel. Según él, el trabajo no constituye una actividad económica singular, diferente del ocio o del juego sino el modo fundamental en el que el hombre puede producir su vida y configurar el mundo. La ética protestante del capitalismo y de la fundamentación del trabajo está servida.

El mundo mediterráneo del cristianismo original que concebía el trabajo como castigo (y por ello era por lo que no trabajan los señores, tocados por la virtud de Dios en el orden esclavista, luego feudal, y posteriormente capitalista, sino los siervos) para expiar la culpa y constituía así un modo de sometimiento —la Iglesia y el señor te castigan en representación de Dios por tus faltas, arrepiéntete y trabaja— va sucumbiendo filosóficamente al mundo anglosajón protestante del trabajo como estatus social, difundido por un capitalismo impulsado por la Europa nórdica y evangelista, basado, curiosamente, en formas más arcaicas de sometimiento que son mediterráneas (desde la invención de la agricultura y la conformación de los primeros estados antiguos a las repúblicas italianas en donde se crearon los bancos y el dinero tal y como hoy se conoce). El duro trabajo de los «trabajadores espirituales» fue apropiarse y crear medios de producción para su laboriosa actividad de producir riqueza sobre las espaldas de los embrutecidos trabajadores que eran, y siguen siendo, los que se rompían el espinazo para mantener a todos los demás. Pero el burgués, el comerciante, el industrial es un emprendedor laborioso e incluso un trabajador y al «pobre obrero asalariado» se le concede también su estatus siempre y cuando produzca, consuma y calle y se le obsequia con un salario con el que comprar lo que él mismo produce y con una «cultura popular». Así por ley —filosófica, jurídica, mundana y divina—, todos somos iguales (tenemos cultura y trabajo).

La rueda sigue y se acabó la juventud.

Fragmento de “De Hegel a Nietzsche: la quiebra revolucionaria del pensamiento en el siglo XIX” de Karl Löwith (2008)



Después de los políticos estas son las que más roban




Huelga telemarketing




Leer más:
http://bit.ly/2fChP8X
http://bit.ly/2gFe8iF





"Si ves a alguien robando en tiendas;
Si ves a alguien robando en el trabajo;
NO SE CHIVE DE LAS PERSONAS DE SU CLASE (SOCIAL)
NO DEFIENDA UN SISTEMA QUE PERPETÚA NUESTRA POBREZA"

¡Abajo los jefes!

¡Abajo los jefes! - Joseph Déjacque (1859). “Todo lo que no es la libertad está contra la libertad. La libertad no es cosa que se pueda conceder. No corresponde al capricho de cualquier personaje o comité de salud pública el decretarla o el entregarla como regalo. La dictadura puede cortar las cabezas de los hombres, pero no hacer que vuelvan a crecer y que se multipliquen; puede transformar las inteligencias en cadáveres; puede hacer que los esclavos se arrastren y agiten bajo su bota y su fusta, como si fuesen gusanos u orugas, aplastarlos bajo su dura pisada, pero sólo la libertad puede darles alas”.
Obrero decorador, especializado en papel pintado, poeta, revolucionario de los del 48 (1800, se entiende), preso político en diversas ocasiones, anarquista de los de la primera hornada, discípulo respondón de Proudhon, publicista de la Idea, migrante en el Nuevo Mundo, editor del primer periódico comunista libertario de la historia de los Estados Unidos, autor de El Humanisferio, utopía anárquica, Joseph Déjacque o Déjacques (1821-1864), según el caso, es conocido por haber entregado a la lengua francesa el neologismo libertaire.
Leer/descargar: Aquí

Elogio de la pereza refinada




Elogio de la pereza refinada - Raoul Vaneigem (1996). Aportación del ex-situacionista belga Raoul Vaneigem a la serie Los Pecados Capitales del Centro Pompidou.  Leer/descargar: Aquí

Conflictos por el tiempo. Poder, relación salarial y relaciones de género.




Lunes, 14 de noviembre de 19:00 a 21:00
Traficantes de Sueños Calle Duque de Alba, 13, Madrid

Con la participación de Enrique Martín Criado, profesor de Sociología en la Universidad Pablo de Olavide y miembro de “Denunciemos los abusos patronales.” Ha publicado sobre Sociología de la educación, transformaciones en las familias de clases populares, metodología cualitativa y teoría sociológica y Carlos Prieto, catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense y directos de Cuadernos de Relaciones Laborales. Ha publicado sobre trabajo, empleo, relaciones de género y políticas sociales.

El tiempo es una dimensión esencial de las relaciones de poder. La posibilidad de organizar y de decidir sobre nuestros tiempos depende de la posibilidad de obligar a supeditar los tiempos ajenos a los nuestros. De ahí que el tiempo sea objeto de continuos conflictos. Estos se han agudizado en las últimas décadas por las transformaciones experimentadas en dos ámbitos claves del orden social.

En primer lugar, en el ámbito laboral. La desregulación laboral, el consiguiente incremento del poder empresarial frente a la clase asalariada y la intensificación de la competencia han llevado a las empresas a reducir los costes laborales eliminando trabajo en los períodos de menor intensidad productiva. Este proceso se ha visto acentuado por el crecimiento del sector servicios, en el que se compite por la clientela ofreciendo horarios más amplios y mayor celeridad en la atención al cliente. En estas condiciones se han multiplicado las jornadas atípicas, los contratos precarios y a tiempo parcial, los horarios fragmentados, las horas extraordinarias, la flexibilización de la jornada: la exigencia a los asalariados de supeditar sus tiempos a las necesidades empresariales.

En segundo lugar, en las relaciones de género. Las mujeres abandonan cada vez menos el trabajo asalariado al emparejarse y tener hijos para dedicarse en exclusiva al trabajo reproductivo. Pero este es poco asumido por los varones, generándose las problemáticas de la "doble jornada" femenina y de la conciliación entre la vida familiar y la laboral.

La conjunción de ambas transformaciones acentúa la tensión entre las temporalidades laborales y las de las otras actividades sociales, multiplicando los conflictos en los ámbitos laboral y familiar en torno al tiempo.

ESCUCHAR: AQUÍ

La ideología del trabajo



Jacques Ellul nace, de familia pobre, en Burdeos en 1912 y muere en 1994 en Pessac, no lejos del «campus» donde impartió la enseñanza durante casi toda su vida. Participa activamente en la Resistencia. Después de la Liberación, en una Francia ocupada intelectualmente por el comunismo y el existencialismo, Ellul, antifascista pero también antitotalitario, queda desplazado del mundo intelectual parisino. Ecologista antes de tiempo y crítico de la ecología política, encabeza, junto a su amigo Charbonneau, distintos movimientos en favor de la Naturaleza.Crítico de inspiración libertaria de la sociedad moderna, escribe más de 50 libros sobre todas las cuestiones importantes de nuestra era, anticipándose a todas ellas. Analiza sobre todo la que es para él la más importante: la Técnica. Inspirándose en Marx analista del Capital, Ellulse convertirá en el analista de la Técnica. A ella dedicará tres libros imprescindibles, fundadores, ya clásicos: La technique ou l’enjeu du siècle(1954) (La edad de la técnica, Octaedro, 2003), Le système technicien (1977), y Le bluff technologique(1988).Importante también su Historia de las instituciones, estudios jurídicos y de historia del derecho. Abundantes sus libros y artículos sobre la cuestión de la revolución, contra el mito del progreso y sobre
la ideología del trabajo, artículo que a continuación publicamos.

Leer/descargar: Aquí


Especial boicot Felipe Gónzalez.


LA CONTRATERTULIA 127. 23 OCTUBRE 2016

Contamos con la presencia de Armando Bronca, miembro de la Federación de Estudiantes Libertarios, y hablamos sobre el escándalo mediático en torno al boicot del acto del diario El País en la UAM, Universidad Autónoma de Madrid

Oir: http://radioela.org/La-contratertulia-127-23-octubre.html

Relacionado: http://bit.ly/2eHXg7W

Lazy








Dysania


Dysania: es el estado en el que te encuentras cuando por la mañana sientes que no puedes levantarte de la cama.


Més de 8.000 euros de sanció per no presidir una mesa electoral


Vicent Soriano va ser detingut "il·legalment" per la Guàrdia Civil després de negar-se a presidir una mesa electoral per motius ideològics. Ara, la fiscalia demana una pena-multa per la seua acció de desobediència






Nadie debería trabajar





Lo fácil es pensar que las cosas son como son porque así tienen que ser. Ese es el argumento jefe de un pensamiento perezoso, un pensamiento miedoso. Pero, a veces, llega un puñado de palabras y sacude el espejismo en el que millones de personas han construido su vida. Esto ocurre, por ejemplo, cuando uno se tumba en el sofá y lee un libro que comienza así: “Nadie debería trabajar”.



El primer párrafo de La abolición del trabajo, de Bob Black, proclama: “El trabajo es la fuente de casi toda la miseria en el mundo. Casi todos los males que puedas mencionar provienen del trabajo o de vivir en un mundo diseñado para el trabajo. Para dejar de sufrir tenemos que dejar de trabajar”.

¡¿☠☹☣?!

–¿Es esto una provocación? –te preguntas al leer las primeras frases.
–No –te respondes al llegar a la última página.

El escritor estadounidense propone en este ensayo, publicado en 1985 y recuperado ahora por Pepitas de calabaza, “una nueva forma de vivir basada en el juego (…), una convivencia lúdica, comensalismo o, tal vez, incluso arte. (…) Yo agito por un festejo permanente”.

Black utiliza la palabra ‘juego’ en un sentido mucho más extenso que el de diversión. El politólogo plantea “una aventura colectiva en alegría generalizada y exuberancia libremente interdependiente”. Y sabe que la propuesta es atrevida porque la mayoría de las ideologías que han ido modelando el presente “creen en el trabajo”. Desde la moral calvinista o el protestantismo hasta el marxismo y la mayor parte de las ramas del anarquismo (estas dos últimas “defienden el trabajo aún más fieramente porque no creen en casi ninguna otra cosa”, asegura en su ensayo).

El filósofo desmonta la concepción del trabajo que se ha ido forjando durante siglos, especialmente, desde la industrialización. Pero sabe que encontrará cierta resistencia porque “vivimos tan cerca del mundo del trabajo que no vemos lo que nos hace”. Y por eso –dice– busca en la sabiduría de “observadores externos de otros tiempos y otras culturas para apreciar el extremismo y la patología de nuestra posición presente”.

“La monotonía y la exclusividad de un empleo destruye el interés de cualquier actividad y todo su potencial lúdico”

Desde este alejamiento mental propone una “definición mínima del trabajo” como “labor forzada” y asegura que, además, se trata de una “producción impuesta por medios económicos o políticos”. “El trabajo”, asegura en su ensayo, “nunca es hecho por amor al trabajo mismo, sino para obtener un producto o resultado que el trabajador (o, con más frecuencia, alguien más) recibe del mismo”.

Dice Black que “los trabajadores industriales (y de oficina) se encuentran bajo el tipo de supervisión que asegura el servilismo”. La monotonía y la exclusividad que supone, no ya trabajar, sino “tener un empleo”, destruye el interés de cualquier actividad y todo su potencial lúdico. “Un empleo que podría atraer la energía de algunas personas por un tiempo razonable, por pura diversión, es tan solo una carga para aquellos que tienen que hacerlo por 40 horas a la semana sin voz ni voto sobre cómo debería hacerse, para beneficio de propietarios que no contribuyen en nada al proyecto, y sin oportunidad de compartir las tareas o distribuir el trabajo entre aquellos que tienen que hacerlo. Este es el verdadero mundo del trabajo: un mundo de estupidez burocrática, acoso sexual y discriminación, de jefes cabeza hueca explotando y descargando la culpa sobre sus subordinados, quienes –según cualquier criterio tecnicoracional– deberían estar dirigiendo todo”.


La ‘oligarquía de oficina’

Para el estadounidense, “la degradación que experimentan la mayoría de los trabajadores es la suma de varias indignidades que pueden ser denominadas como disciplina”. Esta palabra reúne “la totalidad de los controles totalitarios en el lugar de trabajo (supervisión, movimientos repetitivos, ritmos de trabajo impuestos, cuotas de producción, fichar…)”. “La disciplina es lo que la fábrica, la oficina y la tienda comparten con la cárcel, la escuela y el hospital psiquiátrico. Es algo históricamente nuevo y horrible. Va más allá de las capacidades de los dictadores demoníacos de antaño como Nerón, Gengis Khan e Iván el Terrible. Pese a sus malas intenciones, ellos no tenían la maquinaria para controlar tanto a sus súbditos como los déspotas modernos. Eso es el trabajo”, asegura, “el juego es todo lo contrario”.

El trabajo es forzado. El juego es voluntario y no se hace a cambio de dinero. Su recompensa es “la experiencia de la actividad misma”.

Black hace alusión a los estudios del filósofo Michel Foucault que sostenían que “las cárceles y las fábricas surgieron casi a la vez, y sus operadores copiaron conscientemente las técnicas de control de unas y otras”. “Un trabajador es un esclavo a tiempo parcial. El jefe dice cuándo ha de llegar, cuándo tiene que irse y qué hacer entre esos dos momentos. (…) Puede llevar su control hasta extremos humillantes mediante la regulación, si le da la gana, de la ropa que ha de vestir y cuántas veces puede ir al baño”.


Este “humillante sistema de dominación”, continúa, “rige sobre la mitad de las horas de vigilia de una mayoría de mujeres y la vasta mayoría de los hombres durante décadas, durante la mayor parte de sus vidas”. Y, por eso, Black considera que la forma más correcta de llamar a este sistema es “fascismo de fábrica” y “oligarquía de oficina”.

En esos modelos no cabe la libertad, según el graduado en Derecho. No solo de actos. También de pensamiento y crecimiento intelectual. Y eso, definitivamente, es lo más trágico. “Eres lo que haces”, escribe. “Si haces trabajo aburrido, estúpido y monótono, lo más probable es que tú mismo acabes siendo aburrido, estúpido y monótono. El trabajo explica la creciente cretinización a nuestro alrededor mucho mejor que otros mecanismos idiotizantes como la televisión y la educación. Quienes viven marcando el paso, todas sus vidas, llevados de la escuela al trabajo y enmarcados por la familia al comienzo y el asilo al final, están habituados a la jerarquía y esclavizados psicológicamente. Su aptitud para la autonomía se encuentra tan atrofiada que su miedo a la libertad es una de sus pocas fobias con base racional. El entrenamiento de obediencia en el trabajo se traslada hacia las familias que inician, reproduciendo así el sistema en más de una forma, y hacia la política, la cultura y todo lo demás. Una vez que absorbes la vitalidad de la gente en el trabajo es probable que se sometan a la jerarquía y la experticia en todo. Están acostumbrados a ello”.

El trabajo desde una perspectiva histórica

Cuenta Black que “hubo un tiempo en nuestro pasado en que la ética del trabajo hubiese sido incomprensible”. La idea de trabajar duro y acumular riqueza como forma de salvación individual nació hace apenas unos siglos. Su justificación teórica quedó recogida en el libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo, de Max Weber (1864-1920), pero, además, el sociólogo alemán dio un impulso meteórico a esta idea al asociarla al protestantismo y el calvinismo, según el estadounidense.

“Solo tenemos que usar la sabiduría de la antigüedad para poner el trabajo en perspectiva”, indica. “Sócrates dijo que los trabajadores manuales suelen ser malos amigos y malos ciudadanos, porque no tienen tiempo de cumplir con las responsabilidades de la amistad y la ciudadanía. Tenía razón (…). El tiempo libre está dedicado en su mayoría a prepararse para ir al trabajo, regresar del trabajo y recobrarse del trabajo. El tiempo libre es un eufemismo para la forma en que el trabajador, como factor de producción, no solo se transporta a sí mismo a sus propias expensas, desde y hacia el puesto de trabajo, sino que además asume la responsabilidad de su propio mantenimiento y reparación. El carbón y el acero no hacen eso. Las máquinas fresadoras y las de escribir no hacen eso. Pero los empleados sí”.

A. Smith: “El hombre que pasa la vida efectuando operaciones simples (…) se vuelve tan estúpido e ignorante como es posible que una criatura humana llegue a serlo”

Esto tampoco es así en todas las culturas. Los Kapauku, una tribu que vive en el oeste de Nueva Guinea, establecen un equilibrio entre trabajo y tiempo destinado a otras actividades. El antropólogo Leopold Pospisil dice, en sus investigaciones, que esta comunidad dedica un día a trabajar y el siguiente a descansar.

Black es consciente de que esta idea de reducir el trabajo hoy hace temblar de pánico a la mayoría del mundo. Pero el estadounidense argumenta que ese miedo empezó a alentarse hace mucho tiempo. La literatura universal está plagada de pensadores, como Thomas Hobbes (1588-1679), encargados de asustar a la sociedad igualando el colapso de la autoridad con la violencia y el caos.

El autor de este ensayo dice que hasta Adam Smith (1723-1790), defensor a ultranza del mercado y la división del trabajo, supo ver el “lado más oscuro” de una sociedad construida en torno al trabajo. El economista y filósofo escocés escribió que “el entendimiento de la mayoría de los hombres se forma necesariamente de sus ocupaciones habituales. El hombre que se pasa la vida efectuando unas cuantas operaciones simples no tiene ocasión de ejercer su entendimiento. Por lo general se vuelve tan estúpido e ignorante como es posible que una criatura humana llegue a serlo”.


Mujeres coreanas tejiendo, 1904 (Wikimedia.org, imagen de dominio público)

El trabajo es genocidio

Bob Black continúa su defensa de la abolición del trabajo con un argumento más tajante: “El trabajo es asesinato en masa o genocidio. Directa o indirectamente matará a la mayoría de los que lean estas palabras. Entre 14.000 y 25.000 trabajadores mueren en EE UU en el lugar de trabajo. Más de dos millones quedan inhabilitados. (…) Las estadísticas hablan de 100.000 mineros que padecen el mal del pulmón negro. Cuatro mil de ellos mueren cada año, una tasa de mortalidad mucho mayor que la del sida, por ejemplo, que recibe tanta atención de los medios”.

“Aun si no quedas muerto o inválido mientras trabajas, puedes morir mientras vas al trabajo, regresas del trabajo, buscas trabajo o tratas de olvidarte del trabajo”, prosigue. “El trabajo, entonces, institucionaliza el homicidio como forma de vida”.

Black pasa, a continuación, de la fábrica a la oficina. “El 40% de la fuerza laboral son trabajadores de cuello blanco. La mayoría de ellos tienen algunos de los empleos más tediosos e idiotas jamás concebidos. Industrias enteras, seguros y bancos y bienes raíces, por ejemplo, que no consisten nada más que en mover papeles inútiles de un lado a otro”.

Jugar en vez de trabajar convertiría la creación en recreación, según Bob Black
El autor se sorprende de que, a pesar de todo lo que expone, “el sentimiento que prevalece, universal entre patronos y sus agentes, y muy extendido entre los trabajadores, es que el trabajo es inevitable y necesario”. Él discrepa. “Es posible abolir el trabajo y reemplazarlo por nuevos tipos de actividades libres”, dice. Su propuesta se basa en “recortar masivamente la cantidad de trabajo” (porque, “en la actualidad, la mayor parte es inútil”) y en “tomar el trabajo útil que queda y transformarlo en una agradable variedad de pasatiempos parecidos al juego y la artesanía (…) que generan productos útiles (…). La creación se convertiría en recreación y podríamos dejar de vivir temerosos los unos de los otros”.

Los recortes podrían aplicarse a la “producción de guerras, la energía nuclear, la comida basura, los desodorantes de higiene femenina y parte de la industria automovilística”, propone Black. Y así, “sin haberlo intentado siquiera, hemos resuelto la crisis de energía, la crisis ambiental y un montón de problemas sociales insolubles”.

“Los científicos, ingenieros y técnicos, liberados de investigar sobre la guerra y la obsolescencia programada, lo pasarían en grande inventado medios para eliminar la fatiga, el tedio y el peligro de actividades como la minería”, plantea. “Sin duda, encontrarán otros proyectos en los que divertirse”.

El paso del trabajo al juego también tiene que ver con cambiar las circunstancias en las que se desarrolla una actividad. La mayor parte de las tareas resultan más agradables si no se realizan bajo el acecho de un supervisor, en un entorno amable o se les puede imprimir un toque de creatividad.

En ese sistema de “festejo permanente”, Black piensa que “presenciaremos una edad de oro de la creatividad que hará pasar vergüenza al Renacimiento. No habrá más empleos. Solo cosas que hacer y gente que las haga”.


El derecho a la pereza

Esta visión del trabajo no es exclusiva de Bob Black. Paul Lafargue escribió El derecho a la pereza en 1880. El periodista y teórico político francés defendía en este ensayo el uso de las máquinas y la reducción de la jornada laboral para que los ciudadanos pudieran dedicar más tiempo a la ciencia, el arte y las necesidades humanas fundamentales.

Henry David Thoreau, unos 40 años antes, criticó el modelo productivo industrial porque, a su juicio, suponía la explotación de los humanos. Rechazó también el culto al éxito y el credo puritano del trabajo constante porque significaba la explotación de uno mismo.

Thoreau trató el tema del trabajo en algunos ensayos (Ganarse la vida, Vidas malgastadas, De qué le aprovecha al hombre…) y mostró su sorpresa por que hubiera “tan poco o casi nada escrito, que yo recuerde, sobre el tema de ganarse la vida, cómo hacer de ganarse la vida no solo algo valioso y honorable, sino también algo apetecible y glorioso, porque si ganarse la vida no es de ese modo, esto no sería vivir”.

En La desobediencia civil indica: “Yo creo que no hay nada, ni tan siquiera el crimen, más opuesto a la poesía, a la filosofía, a la vida misma, que este incesante trabajar”.

Thoreau se enfrentó a las teorías del trabajo como objetivo vital y a la doctrina calvinista con estas palabras. “Si un hombre pasea por el bosque, por placer, todos los días, corre el riesgo de que le tomen por un haragán pero si se dedica el día entero a especular cortando bosques y dejando la tierra árida antes de tiempo, se le estima por ser un ciudadano trabajador y emprendedor. ¡Como si una ciudad no tuviera más interés en sus bosques que el de talarlos!”.

“El propósito del obrero debería ser, no ganarse la vida o conseguir ‘un buen trabajo’, sino realizar bien un determinado trabajo y hasta (…) sería económico para una ciudad pagar a sus obreros tan bien que no sintieran que estaban trabajando por lo mínimo, sino que trabajaban por fines científicos o morales. No contrates a un hombre que te hace el trabajo por dinero, sino a aquél que lo hace porque le gusta, aunque lo realice muy despacio”.


Buscadores de oro en California (Wikimedia.org, dominio público)

Thoreau criticó muchas prácticas económicas de su tiempo, a mediados del siglo XIX, que mantienen un paralelismo absoluto con muchas actividades empresariales de la actualidad. “La afluencia masiva de buscadores de oro a California, por ejemplo, y la actitud no simplemente de los comerciantes, sino también de los filósofos y los profetas respecto a ella, refleja el gran desastre de la humanidad. ¡Que tantos esperen vivir de la suerte y así tener el modo de encargar el trabajo a otros menos afortunados y todo ello sin aportar nada a la sociedad! ¡Y a eso le llaman negocio! No conozco desarrollo más sorprendente de la inmoralidad en el comercio y en los demás procedimientos habituales para ganarse la vida. La filosofía y la poesía y la religión de semejante humanidad no merecen el polvo de un bejín” (La desobediencia civil).

El filósofo naturalista habló también de la ambición humana y de la forma en que la especulación y la avaricia se imponían sobre el talento y la inteligencia en este sistema económico. “Dios entregó al hombre honrado un certificado capacitándolo para alimentarse y vestirse, pero el hombre malvado encontró un facsímil del mismo en los cofres de Dios, se apropió de él y obtuvo alimento y vestido como el primero. Es uno de los sistemas de falsificación más extendidos que conoce el mundo. Yo no sabía que la humanidad padeciera por falta de oro. Yo lo he visto en pequeña cantidad. Sé que es muy maleable, pero no tan maleable como el ingenio. Un grano de oro puede dorar una gran superficie, pero no tanto como un grano de buen juicio (…). Si ganas, la sociedad pierde. (…) El buscador de oro es el enemigo del trabajador honrado”.

Thoreau: “No preguntes cómo se consigue la mantequilla para tu pan. Se te revolverá el estómago al enterarte”

En su obra ya adelantó un problema que ha ido cada vez a más: el expolio del planeta. Thoreau leyó Tierra, trabajos, oro, de Alfred William Howitt, y escribió: “Me quedaron grabados en la mente toda la noche los numerosos valles con sus arroyos, todo cortado por pozos pestilentes de tres a 30 metros de profundidad y cuatro metros de ancho, tan justos como les fue posible cavarlos y medio cubiertos de agua. El lugar al que se lanzan con furia muchos hombres para buscar fortuna, sin saber dónde deben abrir sus agujeros, sin saber si el oro está bajo su mismo campamento, cavando a veces 50 metros antes de dar con la veta o perdiéndola por centímetros, convertidos en demonios y sin respetar los derechos de los demás en su sed de riqueza. Valles enteros a lo largo de cincuenta kilómetros aparecen de repente como panales de miel por los pozos de los mineros de tal suerte que cientos de estos mueren allí agotados. Metidos en el agua y cubiertos de barro y arcilla trabajan día y noche, y mueren de frío y enfermedad”.

El filósofo abolicionista continúa: “Howitt dice del hombre que encontró la gran pepita de 12 kilogramos en las excavaciones de Bendigo, en Australia: ‘Pronto empezó a beber, cogió un caballo y cabalgó por los alrededores, casi siempre al galope, y cuando encontraba gente la llamaba para preguntarle si sabía quién era él. A continuación le informaba, muy amable, de que él era el maldito miserable que había encontrado la pepita. Al final, cabalgando a todo galope, se estrelló contra un árbol, casi se salta los sesos. De todos modos, yo creo que no hubo ningún peligro en su caída porque ya se había saltado los sesos contra la pepita. Howitt añade: ‘Es un hombre completamente acabado’. Pero es un ejemplo de esa clase. Todos estos son hombres disipados. Escuchad algunos nombres de los lugares que excavan: llano del imbécil, barranco de la cabeza del carnero, vado del asesino. ¿No hay sátira en estos nombres? Dejadlos que arrastren su mal ganada riqueza adonde quieran, yo creo que el lugar en que vivan será siempre el llano del imbécil, si no el vado del asesino”.

Thoreau llegó a decir: “No preguntes cómo se consigue la mantequilla para tu pan. Se te revolverá el estómago al enterarte”. Y Bob Black acabó su libro con la misma frase que empezó: “Nadie debería trabajar”.

Pero, además, incluyó una exhortación: “Proletarios del mundo… ¡descansad!”.

Tienda en Estocolmo, 1907 (Wikimedia.org, dominio público)




El asalto a la sociedad disciplinaria




PARTE I. DE AUTÓNOMOS Y ANARCOSINDICALISTAS
PRÓLOGO A LA PARTE 1. DE LA AUTARQUÍA AL
DESARROLLISMO. INDUSTRIA, CAPITAL Y CONFLICTO
OBRERO………………………………………………. pág. 1

I.1Industria y capital: apuntes de una nueva
estructura productiva (1950-1970)……… pág. 3
I.2 Conflicto, renta y salario:el amanecer del
movimiento obrero……………………… pág.14
I.3 Conflicto y participación: las primeras
comisiones obreras……………………… pág.20

CAPÍTULO 1. TODO EL PODER A LA ASAMBLEA: EL
NACIMEINTO DE LA AUTONOMÍA OBRERA…………… pág. 27
1.1. Resistir desde la fábrica al despotismo
laboral y a la dictadura………………… pág. 35
1.2. ¿Qué hacer? El despertar de la Autonomía
obrera en Barcelona……………………. pág. 50
1.3. Los Grupos Obreros Autónomos de Santa
Coloma y la lucha por el ambulatorio (1969-
1973)……………………………………. pág.65
1.4. Autogestión Obrera y los Grupos Autónomos
de Madrid (1969-1974)…………………. pág. 73
1.5. Lucha y Teoría. Pensar la autonomía en
tiempos de transición y crisis………….. pág. 82

CAPÍTULO 2. CNT LA CASA COMÚN. DEL ARCHIPIÉLAGO
LIBERTARIO A LA RECONSTRUCCIÓN ANARCOSINDICLAISTA
(1972-1976)…………………………………………. pág. 97
2.1. El exilio interior: del Grupo Anselmo Lorenzo
a la crisis generacional del Movimiento
Libertario Español……………………… pág. 99
2.2. Solidaridad o el largo camino hacia la
reconstrucción anarcosindicalista……..pág. 105
2.3. Aproximaciones a la reconstrucción
anarcosindicalista en Madrid…………. pág. 117
2.4. La Rosa de Foc: debates sobre el
relanzamiento libertario y el despertar del
anarcosindicalismo en Cataluña……… pág. 130

CAPÍTULO 3. LA TRANSICIÓN SINDICAL Y
ANARCOSINDICALISTA. CNT ESTRATEGIAS Y TENDENCIAS
(1975-1979)………………………………………… pág.147
3.1. De la sindicalización de las relaciones
laborales a la construcción del sindicalismo
mayoritario (1973-1980)……………….pág. 149
3.2. La CNT de nuevo en pie. Consideraciones
sobre la reconstrucción
anarcosindicalista…………………….. pág. 166
3.3. La ambigua reconstrucción
anarcosindicalista: estrategias y tendencias
(1976-1979)…………………………… pág. 180
3.4. CNT Vº Congreso: apuntes y
reflexiones …………………………….pág. 217
3.5. Libertarios y contraculturales. Nuevas
percepciones para un sindicalismo en
crisis…………………………………… pág. 232

PARTE II. MOVIMIENTOS ANTIDISCIPLINARIOS, LIBERTARIOS Y
CONTRACULTURALES.
PRÓLOGO A LA PARTE 2. MÁS ALLÁ DEL SUJETO
OBRERO.NUEVAS BIOGRAFÍAS AL ASALTO DE LA SOCIEDAD
FRANQUISTA……………………………………….. pág.235
II.1 Beats, hippies y flamencos. Orígenes del
undeground en España……………….. pág. 238
II.2Barcelona. Del movimiento freak a la
contracultura libertaria……………… pág. 244
II.3 La contracultura como transgresión
política……………………………….. pág. 250

CAPÍTULO IV. EXPRESIONES DEL SUBSUELO. COMIC, ROCK
PROGRESIVO Y TEATRO INDEPENDIENTE………….. pág. 257
4.1. Menuda historieta. Relatos del comic y el
fanzineo undeground (1973-1977)……..pág. 259
4.2. Le hablamos al viento. Hippies, macarras y
rockeros………………………………. pág. 295
4.3. Agitando las sombras. Memoria del teatro
independiente hispano……………….. pág. 317

CAPÍTULO V. DE LAS LUCHAS ANTI-DISCIPLINARIAS A LOS
NUEVOS MOVIMIENTOS SOCIALES…………………. pág. 365
5.1. Freaks, psiquiatrizados y comuneros. La
crítica de la razón familiar…………… pág. 372
5.2. De motines y revueltas. La Coordinadora de
Presos en Lucha (COPEL)…………….. pág. 392
5.3. Como un huracán. Del feminismo radical a
las mujeres libres…………………….. pág. 401
5.4. La alianza del arco iris. Gays, lesbianas y
travestis en el laberinto sexual………. pág. 433
5.5. La alternativa ecologista. Los primeros pasos
como movimiento social……………… pág. 448
5.6. Espacios de encuentro y contaminación.
Ateneos libertarios y Radios Libres a la
conquista del espacio público………….pág. 479
5.7. Del impulso de los movimientos sociales a la
crisis……………………………………pág. 495

CAPÍTULO VI. SOBREVIVIR A LA CRISIS. DE LA DERROTA
OBRERA A LA MARGINACIÓN DE LA JUVENTUD……. pág. 497
6.1. Fin de ciclo. Conflicto obrero y política de
rentas…………………………………. pág.498
6.2. De pactos sociales, luchas salariales y
empresarios…………………………… pág. 505
6.3. Autonomía obrera. Autovalorización y
economía moral de una sociedad en
crisis…………………………………….pág.513
6.4. La juventud como sismógrafo de una
época………………………………….. pág.521
6.5. La figura del pasota. Desencanto, nihilismo y
rechazo al trabajo…………………….. pág.527
6.6. Quinquis y macarras. Retrospectivas de la
delincuencia como imaginario y como
realidad……………………………….. pág. 533

LAS ÚLTIMAS ANDANZAS. LOS AÑOS DE LA HEROÍNA, EL
PUNK Y LA MOVIDA MADRILEÑA…………………… pág. 545
FUENTES Y REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS………….pág.579


La mentira es la que manda, la que causa sensación





Nuestro enemigo sigue siendo el estado




¿Por qué los españoles son demasiado indulgentes con la corrupción?


El pasado 14 de septiembre, los casos relacionados con la corrupción política anegaban las portadas de los principales periódicos españoles.




Luis de Guindos, el ministro de Economía, defendía la designación de José Manuel Soria, exministro de Industria salpicado por el caso de los papeles de Panamá, como director ejecutivo del Banco Mundial. Rita Barberá, la omnipotente y todopoderosa exalcaldesa de Valencia, pasaba a ser formalmente investigada (antes imputada) por blanqueo de capitales por el Tribunal Supremo.

Por su parte, Luis Bárcenas, extesorero del conservador Partido Popular (PP), retiraba su denuncia contra la dirección de este partido por haber destruido la información de sus ordenadores donde, presumiblemente, almacenaba muchos datos sobre la contabilidad B de la formación política. Mientras, Jaume Matas, ex presidente del gobierno balear, pactaba con la fiscalía para evitar la cárcel.

Y ante semejantes titulares, los ciudadanos volvieron a preguntarse ¿qué he hecho yo para merecer esto? No se referían sólo a estos cuatro casos expuestos en la tribuna del oprobio de los principales rotativos del país, sino a las incontables causas judiciales abiertas contra cuadros del PP [primer partido político investigado en la historia de la democracia], pero también del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y, en mucha menor medida, de Izquierda Unida (IU) y otras formaciones regionales como la extinta Convergencia i Unió de Cataluña .

Se trata de escándalos como el de los ERE, la trama Gürtel, Adigsa, el caso ITV, Pretoria, Taula o el Palma Arena y de un largo etcétera que suena a letanía infinita y que solo, en 2015, alcanzaba la cifra de 1.700 causas judiciales.

Pero lo cierto es que atendiendo a los resultados de los últimos comicios generales del 26 de junio, en los que el PP y el PSOE, los mayores protagonistas del saqueo político, volvieron a ser las formaciones más votadas, parece más pertinente preguntarse si la sociedad española está siendo demasiado indulgente con la corrupción política. Aún más si nos fijamos en Galicia, donde el PP revalidó el domingo la mayoría absoluta, algo que contrasta con su última posición y la pérdida de un escaño en el País Vasco, comunidad donde el PSOE volvió a derrumbarse.

Sea como sea, lo cierto es que, mientras la corrupción se considera el segundo mayor problema del país, de acuerdo con los últimos datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la merma de votos de los dos partidos más señalados por esta lacra parece no ser tan contundente.

Los mayores protagonistas del saqueo político, volvieron a ser las formaciones más votadas.
Según un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) titulado ¿Por qué los votantes perdonan a los políticos corruptos? Cinismo, ruido e intercambio implícito elaborado por Jordi Muñoz, Eva Anduiza y Aina Gallego, la respuesta reside en tres factores: el partidismo, la información y el contexto.

El partidismo explicaría el fenómeno de acuerdo con el cual la comisión de irregularidades o ilegalidades parece mucho menos grave si el que las comete está entre tus filas. En este sentido, Juan Díez, catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid y fundador CIS considera que "los españoles son de un partido político como lo son de un partido de futbol".

Algo muy común en España, explica Díez, es el votante que se vanagloria "de haber votado a una misma formación política durante 20 o 30 años" y eso, sostiene, solo juega en contra de la salud democrática de un país.

"Cada elección es distinta, con candidatos diferentes, por eso hay que pensar en el voto de cada cita electoral y no apostarlo todo al de siempre. El problema es que no tenemos cultura democrática, hace demasiado poco que votamos y estamos acostumbrados a que nos manden, a delegar todo el poder", sentencia a VICE News el fundador del CIS.

Además, prosigue Díez, "ni la educación, ni los medios de comunicación contribuyen a crear interés sobre la política y a formar e informar adecuadamente".

La cultura democrática así como el débil papel de la educación y los medios de comunicación en su construcción son factores contextuales, como también lo son, aunque con un carácter más temporal, las circunstancias económicas del país y el miedo de la ciudadanía a un nuevo bache económico que dañe la recuperación. Un temor que, de acuerdo con diversos analistas, habría acabado por beneficiar al PP.

Fernando Jiménez, profesor de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad de Murcia y experto en corrupción política, asegura a VICE News que, en muchas ocasiones, "los ciudadanos prefieren votar a los de siempre con una pinza en la nariz antes que optar por otra formación que se ubica en el mismo espacio ideológico pero en la que no confían".

Para Jiménez, "el PP perdió escaños [49 de los 186 obtenidos en 2011], pero retuvo a la mayor parte de su electorado porque sus votantes ya saben quienes son y como gobiernan, porque les gusta su idea de España y porque confían en su política económica".

Muchos no están dispuestos a apostar por la alternativa natural, que sería Ciudadanos, explica el sociólogo de la Universidad de Murcia, porque "creen que están demasiado verdes o que sus cuadros no están suficientemente formados".

Con todo, Jiménez opina que los resultados de las últimas elecciones, en las que el PSOE perdió 25 diputados de los 110 conseguidos cinco años atrás, sí fueron un serio castigo a los partidos tradicionales, que perdieron muchos votos en favor de las jóvenes formaciones de Podemos y Ciudadanos. En este sentido, la cobertura por parte de los medios de comunicación, es decir, el elemento informativo, si habría tenido una repercusión directa en el voto.

"Los casos bajo investigación han ganado mucha visibilidad mediática, también en la televisión, aunque el tipo de información deja bastante que desear". Jiménez se refiere al hecho de que el enfoque periodístico prime la información sobre las personas y los comportamientos individuales, animando a la persecución de chivos expiatorios en lugar de estimular el análisis sobre las reformas institucionales susceptibles de reducir la corrupción.

Díez, sin embargo, ve el vaso medio vacío y sostiene que los españoles han sido demasiado indulgentes con el alud de casos de cohecho, prevaricación, blanqueo y falsificación documental desvelados en los últimos años.


Aún así, el catedrático emérito considera que la indignación ciudadana ha modificado el tablero político con la irrupción de Ciudadanos y Podemos: "tenemos que agradecer a estos jóvenes partidos que hayan levantado la alfombra para que se viera toda la podredumbre que había en el sistema tradicional de partidos".

http://bit.ly/2eKHEjA

Almas al trabajo

ALMAS AL TRABAJO
Alienación, extrañamiento, autonomía
Franco Berardi, Bifo

“El alma es el cuerpo como intención, apertura hacia el otro, encuentro, sufrimiento y goce. El alma es devenir-otro: reflexión, conciencia, sensibilidad.” (Bifo)

La explotación del trabajo industrial se ejecutaba sobre los cuerpos, los músculos, los brazos. Hoy se realiza sobre el lenguaje, la inteligencia, los afectos. Vivimos en la época del alma puesta a trabajar. ¿Cuáles son los efectos patógenos –en la vida, las relaciones, la autonomía- de esta captura de la esfera más íntima del sujeto por parte del capital? ¿Qué queda del pensamiento crítico en su relación con las transformaciones del trabajo y de la tecnología en las últimas décadas? En el panorama filosófico de los años sesenta y setenta, el proceso de subsunción del trabajo ha sido definido a partir del concepto hegeliano de alienación.

El «obrerismo» italiano invirtió esta perspectiva, sustituyendo a la noción de «trabajo alienado», la noción de «extrañamiento», es decir de alienación «activa» con respecto al trabajo, de rechazo y sustracción voluntaria en aras de una recomposición social que imagine el pasaje crucial desde la condición pasiva del trabajo explotado hacia la condición de agente histórico transformador.
Paralelamente, el posestructuralismo francés propuso una inversión de la visión tradicional de la alienación psíquica. La esquizofrenia, que había sido considerada hasta entonces como una pérdida de la razón, fue replanteada por Félix Guattari en términos del todo diferentes: la forma de una conciencia múltiple, proliferante y nómada. En la actualidad, mientras nuevas formas de sufrimiento y alienación emergen en los procesos de precarización, es preciso plantear la evolución del pensamiento crítico italiano y francés para abrir vías de fuga desde las alambradas del alma.

Este libro ha sido publicado en Estados Unidos, Argentina, Suecia, Corea del Sur, Turquía, Eslovenia, Alemania e Italia.

Los teleoperadores van a la huelga


Los teleoperadores van a la huelga por la ruptura de la negociación del convenio



Los sindicatos de la mesa negociadora del convenio de centros de llamadas telefónicas han convocado paros parciales los días 22 y 29 de septiembre y una huelga de 24 horas el 6 de octubre ante la ruptura de las negociaciones.

El martes 13 de septiembre se rompieron las negociaciones del convenio colectivo de Contact Center. La patronal del sector ACE, perteneciente a la CEOE, no aceptó ninguna de las propuestas de la parte social y declaró que quería medir fuerzas con las movilizaciones convocadas por todos los sindicatos.

Ante esta situación, todos los sindicatos de la mesa negociadora del convenio han convocado paros parciales los días 22 y 29 de septiembre de 2016 y una huelga total de 24 horas para el día 6 de octubre de 2016.

La huelga puede afectar a la atención al cliente de las grandes empresas de telefonía como Movistar, Orange o Vodafone, de banca (BBVA, Santander, Bankia, La Caixa, Banco Popular, empresas energéticas (Gas Natural, Iberdrola, servicios de atención al ciudadano (010, 012, 016…). Todas las empresas con un servicio telefónico de atención al cliente o actividades anejas se verán profundamente afectadas con esta paralización del sector.

Este convenio colectivo, que afecta a más de 80.000 trabajadores del sector, es el que aplican los call centers (centros de llamadas) de las empresas del Ibex-35 que tienen subcontratados sus servicios de atención al cliente.

La Confederación General del Trabajo ha lamentado profundamente la intención del Ministerio de Industria y de algunas comunidades autónomas de establecer servicios mínimos para esta convocatoria de huelga. "Que se considere un servicio esencial para la comunidad el trabajo de los teleoperadores, con salarios de 700 euros de media, nos parece vergonzoso, inaceptable y contrario al derecho fundamental de huelga", han valorado en un comunicado.




Workers Against Work



Leer/Descargar: Aquí

"Ser sindicalista y de derechas no es incompatible"


Antonio Cabrera: "Ser sindicalista y de derechas no es incompatible" El secretario general de Sanidad en CCOO repasa una vida que a punto estuvo de estar dedicada al baloncesto.



 http://www.redaccionmedica.com/la-revista/entrevistas/antonio-cabrera-ser-sindicalista-y-de-derechas-no-es-incompatible--8151

Future of work [ROAR issiue #2]




Se admite por primera vez en el Estado Español la objeción de conciencia para no estar en una mesa electoral


Tras tocarle prestar servicio en una mesa electoral como suplente del primer vocal para las próximas elecciones gallegas del 25 de septiembre, Amparo P.D. redactó un comunicado exponiendo los motivos que le llevan a pedir la revocación de su nombramiento. En su comunicado alega lo siguiente:

"Decidí no participar de este sistema, ni votando ni como cargo en una mesa electoral: mi conciencia y mis ideales me lo impiden. Podría enumerar los motivos que me llevan a obrar de este modo y la lista sería muy larga: la desviación de dinero supuestamente público a fines personales, la desigualdad social, las ingentes cantidades de euros destinados a la represión y la muerte... Si aun así considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en él y acercar mi granito de arena en mejorarlo, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él.

Soy una persona partidaria de la democracia y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales. Y mis iguales son todos los seres humanos. Por eso, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular y no puedo dejar de pensar que en democracia una persona no renuncia a decidir sobre los asuntos que le afectan porque deposite un voto cada cuatro años. Si a esto sumamos que muchas de las personas que forman parte del poderoso tándem estado-capital y que, por tanto, tienen poder de decisión sobre el resto, ni siquiera concurren a las elecciones, no puedo hacer otra cosa que no visitar ninguna mesa electoral, ni para votar ni para formar parte de ella.

Frente a las elecciones promovidas por el estado, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia. Solamente así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por el público que caracteriza a un sistema que coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales.

Por último, quisiera aclarar brevemente algunas cosas. No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno la quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más personales y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad."

Ante estos argumentos, la Xunta Electoral de zona de O Barco de Valdeorras vino de admitir sus alegatos eximiéndola de la responsabilidad de tener que acudir en el día electoral a la mesa con un escueto pero efectivo comunicado que reproducimos "Admitir dicha excusa por estar debidamente justificada, por lo que no tendrá que desempeñar el citado cargo, quedando liberada de la obligación de comparecer."

#capitalism