No hay esperanza para una civilización que comienza cada día con el sonido de un despertador