Si te gustó el colegio...

...te encantará el trabajo
El trabajo: una prisión cronometrada